• LOGOPEANDO

    Posted by Admin,

     HÁBITOS ORALES LESIVOS Y DISFUNCIONES O PARAFUNCIONES  ¿POR QUÉ ES NECESARIO EVITARLOS?    

    Los hábitos son aquellos comportamientos repetidos regularmente que realizamos “sin pensar”. Los hábitos que se llevan a cabo en nuestra vida diaria pueden ser saludables y/o perjudiciales o lesivos. En este caso, hablaremos de aquellos hábitos orales lesivos  e indagaremos sobre las consecuencias que nos pueden traer.

      ¿QUÉ SON LOS HÁBITOS ORALES LESIVOS?     Son aquellos  que producen una alteración tanto en las funciones como en la forma del sistema estomatognático (sistema formado por todas las estructuras y órganos que intervienen en respiración, succión, deglución, masticación y fonoarticulación). Algunos ejemplos de estos hábitos orales lesivos son:
    • Onicofagiaàmorderse/comerse las uñas.
    • Succión del chupete (chupa) en el caso que permanezca más allá de los 30 meses aproximadamente.
    • Succión digital (dedos), labial, lingual y/o de mejillas.
    • Succión de objetos.
    • Utilización del biberón después del año y medio o dos años (aproximadamente)
    Aclaremos… ¿CUÁLES SON LAS DISFUNCIONES O PARAFUNCIONES? Son aquellas alteraciones en las funciones que producen un desequilibrio en el sistema. Debemos tener en cuenta que no hablamos de momentos puntuales donde por ejemplo, tenemos un resfriado, nos referimos a hábitos. En este caso podemos hablar, entre otros, de: *Respiración oral. *Deglución atípica o disfuncional, es decir, cuando tragamos de forma inadecuada. *Masticación inadecuada. Cualquier  hábito o disfunción provoca unas consecuencias en nuestro cuerpo, por lo tanto, se deberían evitar en su totalidad y cuanto antes. Pongamos algunos ejemplos de hábitos/disfunciones y las CONSECUENCIAS que pueden provocar en nuestro cuerpo:  
    • La succión digital (en la mayoría de los casos succión del dedo pulgar) deforma y eleva  el paladar, provoca malfomaciones en la dentadura además de  alteraciones en el habla (articular de manera equivocada algunos sonidos).
    • La respiración oral puede venir dada por diferentes razones físicas (por ejemplo vegetaciones) y puede tener secuelas como las siguientes: labios que permanecen abiertos por lo tanto se resecan, se estrecha el maxilar superior, mayor riesgo de inflamación de las encías, cara pálida y alargada, mirada adormecida y apagada, malformacioens del paladar (alto y estrecho), alteraciones en el aprendizaje escolar favorecido por la falta de atención y concentración, etc.
    • La onicofagia, además de crear lesiones y deformidades en los dedos con infecciones locales de las uñas, a nivel oral modifica la postura lingual y se producen desviaciones mandibulares. A todo esto hay que añadirle un desgaste en los dientes y daño en el esmalte de los mismos.
        Estos son tan solo algunos ejemplos de las consecuencias a nivel oral. Es por todo ello, que recomendamos acudir a los profesionales cualificados una vez detectado  el hábito lesivo en nuestros hijos (o en nosotros mismos). Estos profesionales pueden ser otorrinolaringólogo, ortodoncista, odontopediatra, logopeda… Ellos serán los encargados de ayudarle a eliminar todos estos hábitos de su día a día, mejorando su calidad de vida y la de sus hijos.

    Marta Capote

    Logopeda del Centro Kala



     

    Volver a Blog